Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las impresoras 3D en las aulas

impresoras 3D en las aulas

La incorporación de herramientas tecnológicas y el uso de las impresoras 3d en las aulas como apoyo al sector educativo es una materia que debe estar en continua evaluación por los centros escolares a nivel mundial.

El soporte tecnológico tiene la capacidad de potenciar el proceso de aprendizaje, estimulando la creatividad en los más jóvenes, promoviendo nuevas estrategias de aprendizaje que a su vez permita que en las aulas se lleven a cabo procesos de desarrollo y materialización de ideas.

 

El involucrar a los estudiantes en todo el proceso de utilización de las impresoras 3D en las aulas, desde el diseño hasta la concepción material de sus ideas, fomentaría espacios para el desarrollo de proyectos creativos, innovadores y de gran potencial intelectual.

 

Estos espacios ofrecen una nueva forma de enseñar a estudiantes en todos los niveles e incluso a sus profesores, apoyados en herramientas tecnológicas que los acercan un poco más a la conquista de sus ideas, teniendo como base un conocimiento en proceso de expansión, trabajo en equipo y uso efectivo de recursos tecnológicos.

 

Las impresoras 3D en las aulas, son un instrumento que permite llevar desde lo digital (diseños que buscan resaltar la creatividad y el espíritu emprendedor) a lo físico en 3 dimensiones desde piezas, utensilios, herramientas, maquetas, entre otros, de diversas aplicaciones académicas y más allá.

 

 

Ventajas del uso de impresoras 3D en las aulas como apoyo al sistema educativo

 

Los países a nivel mundial y las empresas del sector tecnológico se han ido incorporando a la inversión en educación a través de esta herramienta tecnológica, gracias a las ventajas en términos de formación académica y desarrollo de habilidades alcanzadas bajo este programa.

 

En el siguiente espacio mencionaremos las principales ventajas del uso de 3D impresoras en las aulas:

  • Promueven la creatividad, así como la capacidad de invención y desarrollo de ideas creativas, cuya área de aplicación permita la resolución de problemas que preparen a los jóvenes tanto en su formación académica como en la vida laboral en el futuro.
  • Crean un ambiente armonioso, dinámico y divertido con especial énfasis en la participación activa del estudiante a través del trabajo en equipo y en competencia sana.
  • Es una estrategia de aprendizaje efectiva en captar y mantener la atención de los estudiantes, especialmente aquellos con dificultad de concentración al impartir conocimiento, llevando creaciones del diseño a la realidad palpable.
  • La realización de proyectos en impresoras 3D, es una forma inteligente de promover el aprendizaje interdisciplinario, por lo que como herramienta tecnológica resulta en una contribución en diversas materias a la vez.
  • Favorece la motivación del estudiante, agiliza e incentiva el aprendizaje, desarrollando su capacidad cognitiva, de retención, ayudando a simplificar conceptos complejos que al llevarlos al plano real, se vuelven comprensibles al estudiante.

El conjunto de ventajas mencionadas presenta el escenario para afirmar que efectivamente las impresoras 3D, forman parte del futuro como herramienta de apoyo en la educación de los jóvenes y en la actualidad existen modelos especialmente diseñados para potenciar y cubrir las necesidades de aprendizaje.

 

Modelos de impresoras 3D diseñadas para el sector educativo

En la actualidad, empresas del sector han lanzado al mercado impresoras 3D como la snapmaker, cuyas funcionalidades de cortar, grabar y mecanizar mediante CNC en una diversidad de materiales que ayudan a potenciar el nivel educativo de los jóvenes.

Algunos de los modelos más recomendados son:

  • Raise 3D Serie Pro E2: es un modelo intuitivo que gracias a su software ideaMaker puedes utilizar para enseñar a los estudiantes de tu clase de forma fácil y segura.
  • Zortrax M300 dual: modelo de doble extrusor y amplia cartera de compatibilidad de materiales para trabajar en el aula, lo cual amplia a su vez el abanico de proyectos a desarrollar con los estudiantes.
  • Kingroon KP3s: modelo destacada por su diseño orientado específicamente a potenciar las materias denominadas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), destaca por su fácil manejo y bajo mantenimiento además de su tamaño reducido y su bajo coste.

Todas estás máquinas pueden trabajar con los materiales más comunes, aunque por precio y facilidad de impresión recomendamos que las impresoras 3D en las aulas sean utilizadas principalmente con materiales de bajo coste y sostenibles con el medio ambiente como el PLA.

 

El reto por alcanzar

Es importante que empresas del sector y el Estado como principal motivador de la implementación de estas tecnologías en la educación, impulsen programas de apoyo a los profesores que deseen incorporar las impresoras 3D como una estrategia de aprendizaje en su aula de clase.

 

Estos programas pueden ser desde cursos cortos, vídeos, libros o guías para preparar eficazmente a los profesores y guiarlas en la introducción de dicha herramienta en su planificación académica.

 

El aprovechamiento efectivo de estas herramientas en la formación de los jóvenes que serán quienes lideren en el futuro el curso de nuestros países en diversos sectores, es vital para lograr un desenvolvimiento exitoso y adaptación inteligente ante los cambios que consigo trae la tecnología.

 

El liderar la creación de programas, cuyo objetivo sea brindar apoyo técnico y formativo a todos aquellos profesores que se encuentren motivados de incorporar la tecnología como una alternativa efectiva para formar a sus estudiantes, es el gran reto por alcanzar por todos los países a nivel global.

 

Espacios que promuevan la creatividad y la libertad de crear

Lograr la incorporación de este tipo de tecnología en la educación de cada país en el mundo, es un proceso que va más allá de debates, preparación del personal, presupuestos y habilitación de espacios, donde cada estudiante pueda ser libre creativamente y al mismo tiempo aprender conceptos complejos que  de otra forma seria muy difíciles de asimilar.

 

La estimulación del cerebro desde la niñez, brinda grandes beneficios para alcanzar el máximo potencial intelectual de cada persona, pues nuestra capacidad de adquirir conocimientos es más rápida en este periodo de tiempo en comparación con un adulto promedio.

 

La tecnología es un estimulante por excelencia para los más jóvenes y por ende su utilización debe ser canalizada hacia la consecución de proyectos que no sólo amplifiquen su capacidad cognitiva sino que los ayuden a potenciar sus habilidades en el uso de tecnologías que han llegado para quedarse.

 

Lo anterior plantea que debemos aprovechar este margen de edad que conforma la niñez y adolescencia para combinar los grandes avances tecnológicos, presentado en herramientas como las impresoras 3D y el pensum educativo como una estrategia para motivar y liderar nuevas formas de aprendizaje.

 

Preparando a los estudiantes para el trabajo del futuro

Una de las funciones principales de los centros educativos es preparar a los jóvenes para alcanzar con éxito su desarrollo intelectual y otorgarle las herramientas para desenvolverse en un mundo laboral altamente competitivo que exige una rápida y continua adaptabilidad a los cambios tecnológicos.

 

Preparar a los jóvenes en el uso de las impresoras 3D en clases, no sólo les abriría paso hacia la simplificación de muchos conceptos relativos a las ciencias y sus derivadas, sino que les abriría una puerta hacia el mundo creativo donde pueden emprender, haciendo realidad sus ideas como potenciales soluciones a necesidades actuales de otros consumidores.

 

En otros casos, el conocimiento, la capacidad de adaptación y las habilidades técnicas en el uso de recursos tecnológicos, le suman un plus al perfil laboral de cualquier individuo tanto en el presente como en el futuro y de ahí radica la importancia de incorporar este tipo de prácticas en los centros educativos.

 

impresoras 3D en las aulas animacion

 

La experiencia del estudiante en proyectos con el uso de impresoras 3D, permite aplicar la estrategia de aprender al mismo tiempo que vas creando.

 

Las impresoras 3D en las aulas son algo más que equipos para imprimir, son herramientas que te ayudan a diseñar, modelar y otorgar el factor tangible a lo que inicialmente creaste digitalmente en 3 dimensiones.

 

El proceso de aprender en los centros educativos toma una nueva forma de visión, convirtiendo este espacio en una oportunidad de expandir las ideas con dinamismo, creatividad, de forma realista y respondiendo claramente a la satisfacción de necesidades específicas.

 

Un modelo de educación dinámico y versátil

Las economías del mundo requieren para su estabilidad en el futuro, un nivel de inversión en capital humano constante en términos proporcionales con el crecimiento de su actividad económica, entre otras variables de interés.

 

Mientras mayor sea el grado de instrucción de la población juvenil de un país, mayor son las expectativas de desarrollo de su economía.

 

Un alto nivel educativo conlleva a la formación de potenciales trabajadores con cualidades especializadas con especial énfasis en recursos tecnológicos que representen el apoyo en la consecución de proyectos que satisfagan desde las necesidades más básicas a las más complejas.

 

Las impresoras 3D en las aulas abre una puerta hacia el futuro con amplias posibilidades creativas, de desarrollo intelectual y habilidades resolutivas, ante cualquier tipo de problemáticas entre una comunidad de alumnos y profesores.

Todavía no te vayas, queremos pedirte un favor, ¿Puedes ayudarnos a compartir esta entrada en tus redes? así podemos tener la oportunidad de llegar a más gente como tú que necesita nuestra ayuda o está interesada en temas como este. Tan sólo tienes que hacer “click” en los botones de aquí abajo. Muchas gracias 👍

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email

Tabla de Contenidos

ENTRADAS RECIENTES