Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bioimpresión: qué necesidades cubre

bioimpresión

La bioimpresión, una ciencia que ya está logrando resultados espectaculares en la producción de tejidos y que tiene por delante un amplio campo de desarrollo.

La impresión 3D está cosechando excelentes avances en muchos campos de la tecnología. Hasta hace poco, esta técnica se asociaba principalmente a la producción de pequeños objetos industriales o incluso con una afición. Desde hace algún tiempo, las técnicas de impresión 3D se están introduciendo en el ámbito biológico. Es lo que se conoce o podemos denominar como bioimpresión.

 

Qué es la bioimpresión

Con la impresión 3D se construye algo superponiendo capa tras capa. Cada una de estas capas se elabora utilizando un material fundente y una impresora especial que lo aplica sobre una base, siguiendo un modelo 3D digital que se ha diseñado previamente. El material sería como la tinta de una impresora normal.

Para tener una definición de “bioimpresora” tenemos que situarnos en un escenario tan revolucionario como es la posibilidad de producir órganos y tejidos biológicos mediante una impresora 3D de órganos. Los productos biológicos se elaboran capa a capa, pero la tinta que se emplea en este caso está formada por materiales vivos, como serían las propias células de un paciente.

 

Formas de bioimpresión

Aunque aparentemente estemos hablando de impresión 3D las tecnologías que se usan en la bioimpresión son bastante distintas a las que conocemos como las “tecnologías más usadas en impresión 3D

Existen diferentes técnicas de bioimpresión:

  • Extrusión. Los biomateriales, como células y tejidos, se extruyen para crear otros tejidos biológicos siguiendo un patrón tridimensional. Con esta técnica controlamos la temperatura del proceso de extrusión regulando la cabecera de la impresora, igual que haríamos con otros materiales sintéticos.
  • Mediante láser. Con la impresión mediante láser, colocamos los materiales biológicos sobre un material. Las ventajas que ofrece esta técnica es su gran precisión y la seguridad de todo el proceso, ya que se produce sin ningún contacto por parte del operador.
  • Impresión SWIFT. Es la única técnica capaz de imprimir vasos sanguíneos, los cuales son imprescindibles para que los órganos impresos en 3D sean viables. Gracias a esta técnica, tenemos más cerca la posibilidad de construir órganos complejos destinados a los trasplantes.
  • Con ondas acústicas. Permite tratar células con gran precisión y sin riesgo de introducir contaminantes en el proceso.

 

Además de los beneficios que nos presenta este novedoso concepto, se han ido descubriendo y apareciendo problemáticas a medida que las investigaciones y los procesos de fabricación avanzaban. La creación de órganos impresos es una de ellas, ya que tienen una alta dificultad para conectar las estructuras impresas a los sistemas vasculares, encargados de llevar la sangre a todo nuestro cuerpo.

 

Aplicaciones de la bioimpresión y sus ventajas

Actualmente el uso de “bioimpresoras” de órganos en 3D tiene importantes aplicaciones en el ámbito de la biología y la salud. De momento, la mayor parte de los buenos resultados se han conseguido en el ámbito de la creación de tejidos para la experimentación en laboratorios de nuevos fármacos y también productos de cuidados de la piel o belleza. Se analiza la tolerancia a determinados tratamientos de estos tejidos artificiales sin tener que recurrir a pacientes.

También se han conseguido resultados en la fabricación artificial de tejidos menos complejos como la piel para utilizarla directamente en tratamientos reconstructivos. En cuanto a la elaboración de órganos humanos más complejos, lo que sí se ha logrado es conseguir reproducir órganos destinados a la experimentación.

Gracias a la fusión de tecnologías como la Inteligencia Artificial y la impresión 3D se crean nuevas tecnologías como la bioimpresión, pudiendo crear estructuras a medida para los pacientes, que podrán fomentar en un futuro una mayor aceptación de los órganos impresos en el cuerpo y una recuperación más eficaz.

Gracias a esto, se generarán impactos positivos en el sistema sanitario, reduciendo listas de espera para trasplantes de órganos, que ascienden a mas 4.000 personas en España.

La impresión en 3D de órganos tiene aún mucho recorrido, pero se están dando pasos de gigante en los últimos años. La bioimpresión ya es una realidad y en pocos años asistiremos a avances inimaginables hasta ahora.

Todavía no te vayas, queremos pedirte un favor, ¿Puedes ayudarnos a compartir esta entrada en tus redes? así podemos tener la oportunidad de llegar a más gente como tú que necesita nuestra ayuda o está interesada en temas como este. Tan sólo tienes que hacer “click” en los botones de aquí abajo. Muchas gracias 👍

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email

Tabla de Contenidos

ENTRADAS RECIENTES