La impresión 3D en la construcción

La impresión 3D en la construcción

Es evidente, que la tecnología 3D ha supuesto un gran avance y una verdadera revolución en muchos tipos de industria. La impresión 3D en la construcción van de la mano y ofrecen muchas ventajas para este sector. Es una alternativa que favorece la rapidez, la reducción de costes y la competitividad.

Estamos viviendo una nueva revolución industrial y la construcción 4.0 está en continuo crecimiento. La incorporación de este tipo de tecnologías emergentes favorecen el uso eficiente de los recursos. Atrás quedan los bloques de hormigón para apostar por nuevos materiales de construcción de casas en la actualidad.

 

La impresión 3D en la construcción

Uno de los principales motivos por el que también se apuesta por la construcción 3D tiene que ver con la creciente preocupación medioambiental. De hecho, ya hay muchos países que ya han tomado el pulso y ofrecen iniciativas novedosas para construir con materiales ecológicos.

China, Alemania, Italia o Estados Unidos ofrecen proyectos muy interesantes realizados con esta tecnología de impresión en 3D. Por ejemplo, en Baviera podemos encontrar una de las primeras casas construidas en su totalidad con una impresora 3D. La edificación duró aproximadamente 10 meses.

Aunque, las primeras casas en 3D se construyeron en China por la empresa Winsun en el 2015. Para cumplir con su objetivo se utilizó una impresora de grandes dimensiones. De esta manera, se construyó un primer edificio de apartamentos de cinco plantas y una villa con más de 1000 metros cuadrados. Esta forma de construir en menor tiempo, al menor coste y con materiales sostenibles ponía de manifiesto las ventajas de este tipo de construcción.

Dentro de las tecnologías más usadas en impresión 3D, como dato a destacar tenemos que comentar que la tecnología de impresión 3D más utilizada en los procesos de la impresión 3D en la construcción suele ser la conocida como FFF/FDM (Modelado por deposición fundida)

 

La impresión 3D en la construcción

 

Agilidad en el proceso

Una de las mayores ventajas del uso de la tecnología 3D y la impresión 3D en la construcción en este sector tiene que ver con la reducción del tiempo de la obra. Sin lugar a dudas, esto favorece mucho a las empresas, ya que pueden edificar casas y edificios en el menor tiempo posible abaratando su precio. Una casa de pocos metros cuadrados ya se puede construir en unas 24 horas.

 

Mejora la sostenibilidad

El uso de materiales sostenibles y reciclables para construir viviendas es una tendencia. Por este motivo, la madera, el barro cocido, el vidrio o la utilización de materiales termoplásticos como alternativa al PVC ofrece un gran número de beneficios. A nadie se le escapa, que una de las mayores preocupaciones de los gobiernos es adoptar políticas de sostenibilidad para reducir el impacto medioambiental.

 

Reducción de los costes

La implementación de esta tecnología ofrece mayor precisión, mayor velocidad para la construcción de edificios y menores costes laborales.

El mercado de edificios de impresión 3D está experimentando un crecimiento significativo debido a la creciente adopción del modelado de información de edificios. El modelado de información de construcción proporciona una plataforma colaborativa y un recurso de conocimiento compartido para arquitectura, ingeniería, profesionales de la construcción y otras partes interesadas para la ejecución efectiva de las decisiones de planificación, diseño, operaciones, gestión y construcción.

Además, factores como el crecimiento en el desarrollo de edificios comerciales en las economías emergentes, la creciente necesidad de soluciones de vivienda asequibles y la adopción de regulaciones ambientales para reducir las emisiones de carbono impulsan aún más el crecimiento del mercado de edificios impresos en 3D.

Otra de las grandes ventajas es reducir los costes en este sector. Simplemente, hay que echar un vistazo a alguno de los edificios ya impresos. Por ejemplo, ICON imprimió en Austin (Texas) una vivienda por un módico precio de 10 000 dólares. Por lo tanto, esta opción sería una alternativa ideal, incluso, en países subdesarrollados, porque se garantizará una mejor calidad de vida.

Para concluir, cabe señalar que la primera vivienda en nuestro país se edificó en el 2018 en hormigón, dentro de un proyecto de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Esta impresión tridimensional permitía una reducción de costes de hasta el 35 % y utilizaba materiales que reducían la contaminación medioambiental.

En definitiva, la la impresión 3D en la construcción evoluciona a pasos agigantados y supone un balón de oxígeno para un sector que no atraviesa sus mejores momentos. Los expertos señalan que este es el futuro y que implica un cambio radical en la construcción tradicional.

Todavía no te vayas, queremos pedirte un favor, ¿Puedes ayudarnos a compartir esta entrada en tus redes? así podemos tener la oportunidad de llegar a más gente como tú que necesita nuestra ayuda o está interesada en temas como este. Tan sólo tienes que hacer “click” en los botones de aquí abajo. Muchas gracias 👍

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email

Tabla de Contenidos